http://coachandcoache.blogspot.com.esLa mayoría de las personas contrata a un coach porque quieren conseguir algo, para alcanzar metas y para no tirar la toalla cuando las cosas van mal, ¿correcto? Depende. Creo que la labor de un buen coach también incluye ayudar a descartar objetivos irrealistas y tomar la decisión de abandonar proyectos que se han vuelto insostenibles.

Cuando hablamos de la capacidad de alcanzar objetivos en circunstancias adversas, tenemos que mencionar uno de los rasgos de personalidad que más habitualmente se relaciona con la persistencia en la adversidad: el optimismo. En temas de persistencia podemos aprender mucho de los optimistas. Demuestran ser capaces de mantener un esfuerzo continuado, incluso cuando las cosas se complican. No suelen tirar la toalla y alcanzan sus objetivos más frecuentemente. Tiene sentido, porque los optimistas por definición esperan que el futuro traerá cosas buenas y que por tanto perciben que merece la pena esforzarse por conseguir algo que valoran.

Sin embargo, los optimistas también han sido criticados por experimentar ilusiones positivas (sobreestiman sus cualidades y capacidades) y por persistir en tareas imposibles. Son críticas con fundamento, dado que existen diferentes estudios empíricos donde estos efectos se observan claramente.

El arte de tirar la toalla cuando hace falta consiste en saber cuándo dar algo por imposible y abandonarlo antes de malgastar nuestro tiempo y energía en ello y frustrarnos. Vamos a ver cómo se consigue.

En la literatura científica la capacidad de dejar de perseguir metas imposibles sin deprimirse se le llama ajuste de metas saludable (“goal adjustment”). Las personas que ajustan sus metas de forma saludable cuentan con muchas ventajas: mantienen su sentido de propósito, se protegen de las emociones negativas que normalmente conlleva el abandono de una meta valorada, preservan sus niveles de bienestar subjetivo y su calidad de vida, experimentan menos estrés y menos síntomas depresivos. Esos resultados se han observado incluso en grupos que tuvieron que afrontar situaciones muy complejas como padres de niños con cáncer, padres con hijos discapacitados y enfermos de cáncer antes, durante y después del tratamiento correspondiente. Son situaciones significativas que muchas veces requieren un ajuste completo de las metas y expectativas ante la vida.

Se han identificado dos estrategias principales que permiten hacer ese ajuste con éxito. Por un lado tenemos que desconectar de la meta frustrada, y dejar de comprometernos con ella, tanto a nivel de la acción como a nivel psicológico. Por otro lado, el ajuste de metas implica comprometerse con nuevos proyectos.

Y aquí es dónde nuevamente los optimistas sacan ventaja. Aunque tienen dificultades en aceptar que una tarea es imposible, una vez que comprendan que algo “no va a poder ser” cambian de estrategia de afrontamiento. En vez de seguir buscando una solución a su problema, aceptan que está fuera de sus posibilidades, abandonan la meta anterior y se buscan un nuevo reto más acorde con su situación. No abandonan de forma general, sino simplemente buscan una alternativa de acción que sí está dentro de sus posibilidades.

Nuestras vidas están plagadas de cambios de rumbos inesperados, circunstancias que no podemos prever y proyectos que acaban en una calle sin salida. Encuestas muestran que la experiencia de tener que abandonar una meta es bastante común.

Para que puedas ajustar tus metas de forma saludable cuando hace falta, resumimos el arte de tirar la toalla con estos 5 pasos:

1)      Conozca tu tendencia. ¿Sobreestimas fácilmente la magnitud de los contratiempos que te puedes encontrar en un proyecto? ¿Subestimas tus capacidades de resolución de problemas? ¿Te encanta empezar cosas nuevas, incluso antes de terminar lo que estabas haciendo? ¿O tienes tendencia a sobreestimar tu capacidad de “hacerlo todo”, empujándote hasta por encima de tus límites y más allá de lo necesario? Cuando consideras tirar o no tirar la toalla en un proyecto, tienes que tener en cuenta esas tendencias y tomar las precauciones correspondientes.

2)      Se constructivo. Cuando estás trabajando en una meta tuya y surge un problema, primero intenta solucionarlo de forma constructiva. Ábrete a diferentes estrategias y recuerda que el camino al éxito raras veces es recto. Cuando notas que la adversidad está fuera de tu influencia, ten en cuenta que tus intentos de control pueden ser contraproducentes y generar frustración En éste caso vale más ajustarse a la nueva realidad que ha surgido.

3)      Abandona acciones específicas. Cuando una meta está claramente imposibles de alcanzar toma la decisión consciente de deshacerte de ella. Reduce todos los esfuerzos y compromisos con esa meta y acepta que simplemente no ha resultado como esperabas. En éste momento es importante ser muy específico en lo que dejas de hacer. Tirar la toalla de forma general no suele ser una buena solución. Lo beneficioso está en dejar metas concretas. Nota la diferencia: “Ahora que he decidido cuidar de mi madre enferma, ya no puedo cuidar mi propia salud” versus “Ahora que he decidido cuidar de mi madre enferma, ya no voy a poder salir a correr tres veces a la semana”. Al ser específico también se reduce la amplitud de la pérdida percibida que experimentamos al dejar nuestra meta previa.

4)      Encuentra un nuevo reto. Identifica una meta alternativa hacia la que puedes dirigir la energía y el tiempo que has liberado. Complementa la decisión de abandonar con la decisión de perseguir un nuevo objetivo más acorde con la situación. Podría ser así: “Ahora que ya no puedo ir a correr, quiero asegurarme de moverme cuando pueda, bajarme una estación antes del autobús y coger las escaleras en vez del ascensor”.

5)      Gestiona tus emociones. Si la transición a tu nuevo reto es más complicado de lo esperado, no ignores esas emociones y dales un cierto tiempo y espacio. Formas de gestionar emociones son etiquetarlas (“Estoy decepcionado/ preocpado/ enfadado…”), expresar lo que sentimos por medio de la escritura, la conversación o el ejercicio físico, o reinterpretar de forma positiva de lo que sentimos (“Me he dado cuenta lo importante que es para mí poder hacer ejercicio. Quiero comprometerme con mi bienestar y aprovechar las oportunidades de moverme siempre que pueda”)

Recuerda que es más fácil aceptar que uno de nuestros objetivos valorados no se hará realidad cuando encontramos una buena meta alternativa y nos comprometemos con ella.

Si te das cuenta que necesitas reevaluar las metas que persigues actualmente, tienes dificultades en ajustar tus metas a un cambio reciente de tus circunstancias y te crees que necesitas apoyo en una transición de metas, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Si quieres leer más sobre las investigaciones sobre el ajust de metas o “goal adjustment”, puedes buscar entre las publicaciones de Heather Rasmussen y Carsten Wrosch. Michael Scheier y Charles Carver por otro lado son expertos en investigaciones sobre  las ventajas del Optimismo.

Imagen tomada de: http://coachandcoache.blogspot.com.es

Cómo relacionarnos con el dolor emocional sin sufrir

Como psicóloga “positiva” me siento profundamente agradecida por la temática que me acompaña todos los días.  La ciencia me enseña cada día más sobre las bases de la felicidad, me descubre ejercicios prácticos y sencillos para potenciar el bienestar y tengo conversaciones apasionantes con mis clientes sobre los valores, en sentido de la vida y el amor. Es un campo que invita a hablar de lo que funciona en la vida de las personas y que mira el mundo con optimismo. Trabajar con conceptos positivos es una labor muy gratificante, tanto para el terapeuta o coach como para el cliente. Sin embargo, muchas veces me doy cuenta que la reputación que tenemos como expertos del bienestar psicológico tiene una gran [más]

¡Otro año nuevo! Ingredientes para tomárselo con ligereza.

El otro día escuche una conversación del tipo de sabiduría callejera que me gusta a mí. “Feliz Año!” “Feliz Año, ¡que empiece bien!” “Bueeeno, ya veré…” “Hombre, ¡paciencia!” ¿Paciencia? La verdad que nunca había escuchado la palabra paciencia en este contexto y me quedé pensando en ello hasta comprender del todo el bonito mensaje contenido en este pequeño comentario. Cuando echamos un vistazo a nuestro alrededor, sobre todo en esta época del año, parece que el comienzo de algo nuevo automáticamente nos llenará de ilusión, nuevos propósitos y nueva energía. Espero que en muchos casos sea así, porque de hecho, empezar algo nuevo en sí puede ser una experiencia gratificante y emocionante. Anticipar un nuevo comienzo nos da esperanza, la [más]

Aceptar es dejar de sufrir

Hoy tuve la gran suerte de poder asistir a la presentación del libro “Cómo dedicarte a lo que te gusta (y que te paguen por ello)” de Ana Moreno. En su Hotel Rural La Fuente del Gato nos reunimos doce personas compartiendo no sólo una exquisita comida vegetariana ecológica preparada por nuestra anfitriona, sino sobre todo nuestra ilusión, nuestras experiencias, dudas y también miedos relacionados con un sueño: el querer hacer de nuestra vida profesional una expresión de lo que somos, más que un trabajo con una nómina al final de mes. De este encuentro podría compartir muchas cosas con vosotros, pero quiero resaltar un punto específico, uno que a mí misma a veces me cuesta poner en práctica. Se [más]

En Paz

“Cuando nuestra mente se libera del jaleo constante y los pensamientos se tranquilizan, Cuando estamos en paz con lo que hay, tan bueno o malo como sea, Cuando examinamos nuestro camino sintiendo que estamos avanzando en la dirección correcta, Y cuando somos humildes y nos entregamos, Entonces podremos alcanzar la alegría interior. Podremos vivir una vida que amamos.” Traducción libre de un texto visto en el blog de Yasa Yoga.  

Descubriendo nuestros sueños o Aprendiendo de Jamaica

Agosto en España. El mes del éxodo de las grandes ciudades. También el mes de sol y playa, de cervecitas frías bajo la sombrilla, para algunos el mes de tomar pescadito frito, para mí el de las ensaladas ricas de tomates y berenjenas recién cogidas de la huerta. Y por cierto el mes de pasar un ratito del día desconectando de nuestros pensamientos cotidianos. Creo que no hay momento mejor para expandir nuestra visión de nosotros mismos y vernos desde una sabia perspectiva de pájaro. Como si estuviésemos observándonos desde lejos, sin implicación en el santo sin parar que tantos de nosotros celebramos la mayor parte del año. Cada uno tendrá sus momentos preferidos para respirar hondo y darse cuenta [más]

Porque prefiero vivir mis sueños en vez de alcanzarlos...

Hace unas semanas participé en un taller de un llamado “experto en felicidad”. Me llamó la atención su tema porque como psicóloga que trabajo con métodos de Psicología Positiva (el estudio científico del bienestar y la felicidad) obviamente me interesaba aprender cosas nuevas de un “experto” en felicidad. Desafortunadamente, mi experiencia fue un tanto desconcertante… Sin intención de hablar mal del proyecto de una persona que tiene el objetivo de hacer el mundo un sitio mejor para vivir, me opongo rotundamente a lo que me “enseñó” este “experto”. Simplemente pienso que su definición de la felicidad hace más daño que bien, y por eso merece una advertencia especial aquí. Según este “experto” la felicidad se consigue en tres sencillos pasos: [más]

Objetivos sin Obligación o Practicando la aceptación

Hace unas pocas semanas que he vuelto a mi práctica matinal de yoga. Tras varios meses sin práctica después el nacimiento de mi hijo todavía estoy notando como mi cuerpo se está resistiendo al cambio. La flexibilidad todavía no ha vuelto y noto cierta lucha con mi propia paciencia, sabiendo que las posturas que hacía sin esfuerzo ahora me cuestan más de lo que esperaba. Entre tirones y agujetas lo que solía ser una fuente de inspiración y energía hace un año, se ha vuelto un tanto frustrante. Sin embargo sé que será cuestión de tiempo hasta que vuelva a coger el ritmo. Lo difícil mientras tanto es que este saber que tengo a nivel intelectual todavía tardará unas semanas [más]

Mi maestro en pañales

Hace poco mi hijo cumplió 6 meses. Este medio año siendo mamá ha sido una época intensa, con mucha alegría, unos pocos días de desesperación y muchas nuevas experiencias preciosas. Que me ha cambiado la vida no hace falta mencionarlo. Lo que sí creo que merece la pena comentar es lo mucho que uno puede aprender de un bebé pequeño. Creo que si aplicáramos las habilidades que nos enseñan los bebés en nuestras comunicaciones adultas la calidad de nuestras relaciones daría un salto cuántico. Cuando los bebés vienen al mundo parece que “no tienen agenda”, viven esta nueva vida todavía sin forjar por la influencia de su entorno, aparentemente sin expectativas, sin poder decidir nada, ni quién los cuidará, ni [más]

ACT: consciencia, aceptación y el compromiso con la acción.

Una de las terapias psicológicas más prometedoras que han visto la luz en los últimos años es la Terapia de Aceptación y Compromiso, creada por Steven C. HAYES también conocida como ACT. A mí me encanta porque está diseñada para ayudarnos a vivir la vida que deseamos, a pesar de los retos y desafíos que podamos encontrar por el camino. Es una terapia “cognitiva-conductual” de la llamada 3ª generación con un respaldo científico muy fuerte y resultados tan sorprendentes que ya juega en la misma liga como enfoques tan conocidos como la terapia cognitiva de Aaron T. BECK o la Terapia Racional Emotivo Conductual de Albert ELLIS. Todas estas terapias se llaman “cognitivas”, porque dan vital importancia a nuestros pensamientos, [más]

© 2011 Portal de Crecimiento Personal © Vivir y Crecer 2011 Suffusion theme by Sayontan Sinha