Ayer colgué en este blog una definición preciosa de cómo conseguir la vida que queremos vista en la página web de un centro de Yoga. Al colgar este extracto, me faltó poner unas palabras mías para darle mi toque personal a la cita. Sin embargo al colgarla mi opinión estaba lejos de estar formada, de hecho me quedé reflexionando sobre su contenido al ponerle el título “En Paz”. Me había dado cuenta que muchos títulos hubieran sido posibles para esta entrada. La cita habla de alegría, de tranquilizar el pensamiento, de abrazar el momento aceptando lo que es, de encontrar una vida que inspira amor. Cada uno de ellos conceptos preciosísimos que me encantan e inspiran. La cita es un resumen del camino de Yoga, que pone énfasis en el entrenamiento de la mente, la aceptación del momento y encontrar una profunda paz interior dónde reina la alegría. Pero como ya sabemos, hay muchos caminos que llevan a Roma y siendo seres con una capacidad de atención reducida muchas veces tenemos que elegir cuál de ellos seguir.

De todo eso yo elegí la paz. ¿Cuál hubieras elegido tú?

No siempre estuve consciente de la importancia de tener un solo propósito para guiar nuestra vida. Cuando mi Coach me preguntó por primera vez qué era la esencia de todos mis planes, de todas mis aspiraciones y sueños tuve que resumir qué era el último fin de mí ser y hacer.

¿Por qué ser una buena madre y llevarme bien con mis pades, por qué tener un matrimonio feliz y amistades profundas, por qué dedicarme a la psicología y el Coaching? Dejando de lado todos los maravillosos beneficios particulares que tiene este camino para mí, todos me conducían a una sola palabra: estar en paz. En paz conmigo mismo, en paz con las personas que me rodean, en paz con mi vida y en paz con el mundo.

El descubrimiento de que la paz era mi último fin fue un verdadero hito para mí. Fue tan importante porque me dio una herramienta potentísima de toma de decisión: si algo que hago, soporto o dejo de hacer no contribuye a mi sentimiento de paz, no merece la pena.

Poniendo en práctica la simple regla de “¿Lo que voy a hacer o dejar de hacer me hace sentirme en paz o no?” además me di cuenta de una cualidad muy diferente a muchos otros sistemas de solución de problemas que había utilizado antes: funciona en el aquí y ahora, sólo hace falta entrar en contacto con sensación del momento para saber la respuesta. No tengo que pensar en el futuro, consultar fuentes externas o buscar más información para tomar la decisión: estar en paz con una decisión es una sensación que se produce en el momento.

Durante muchos años había probado diferentes formas de tomar decisiones que por ejemplo se basaban en el grado de que un comportamiento me ayudaba a alcanzar un objetivo (o un ideal) determinado o no. Por ejemplo: si quiero alimentarme de forma respetuosa con el planeta ¿comerme este helado que ha dejado una huella de carbón del tamaño de mamut en este planeta me acerca o aleja de vivir mi estilo de vida deseado? Pues no. Y además engorda. Nada de helado… *suspiro*

Como te das cuenta, esta forma de tomar las decisiones requiere un nivel de racionalización que es difícil de seguir siendo un ser humano con emociones, sensaciones y caprichos. Porque la verdad es que sí a veces me como este helado y además me sabe a gloria. ¡Pero depende muchísimo del momento!

Una forma más autentica para tomar las decisiones para mí es comprobar la sensación de paz que me inspira un acto en el acto. Por ejemplo: escribir ahora mismo esta entrada me deja con una sensación de paz. He tenido una inspiración estando de paseo con mi familia, intercambiando mensaje con mi amiga. Ahora igualmente podría echarme una siesta familiar abrazada a mi bebé y mi marido. Sin embargo, les dije que se la echasen si mí, porque sentía cierta intranquilidad por escribir, para no olvidarme nada y aprovechar el momento de inspiración, una sensación que conocerás si escribes un blog, artículos o libros. Y sé que ha sido la elección correcta.

Muchas veces, cuando vivimos nuestra vida de forma consciente el problema no es tanto qué hacer, porque probablemente la gran mayoría de las posibles acciones entre las que elegimos cada minuto están en línea con nuestro propósito sino cuando hacer qué, es decir, los compromisos que tenemos que despachar. La famosa priorización. Tanto pasar un rato tranquilo con mi familia como escribir este blog tiene un valor positivo para mí. Darme cuenta del efecto que tiene cada uno de ellos para mi objetivo final, la paz, me ayuda enormemente a sentirme bien conmigo mismo incluso cuando tengo que rechazar una opción querido para dedicarme a otra.

Por eso te pregunto: si miras los diferentes objetivos que te has marcado en las diferentes áreas de tu vida  ¿cuál es la esencia común de tus aspiraciones? Dicho de otra forma: Si mañana se hiciesen hecho realidad todos tus sueños, qué sentirías, qué hubieras conseguido?

Tanto como hubiera podido elegir muchos títulos diferentes para la cita de Yasa Yoga, cada uno de nosotros tiene su particular meta final. Para unos será la tranquilidad, para otros la alegría, para algunos la iluminación, la libertad o el amor incondicional.

Date cuenta del hilo conductor que te ha llevado a tomar tus mejores decisiones, esas que no fueron fáciles pero que te han dado una satisfacción enorme contigo mismo. Puede que allí encuentres tu brújula interior, la que te señalará tu camino cuando no sabes a dónde dirigirte.

 

Estímulo, Respuesta y Consciencia

Estímulo y Respuesta son términos ligados desde hace muchas décadas a la Psicología Conductual y al Condicionamiento. ¿Os acordáis del famoso experimento de Pavlov? Es el experimento del perro que acabó salivando sólo por escuchar el sonido de una campana que anteriormente había oído repetidamente a la hora de recibir su comida. ¿Porqué el perro al final salivaba sin que hubiera ninguna comida cerca? Porque había asociado la campana (el estímulo) a la comida y esa asociación, esa expectativa le hizo salivar (la repuesta). Es una respuesta automática aprendida por repetición. Y eso es importante. Es importante porque muestra que los animales y hasta cierto punto también las personas reaccionamos de forma automática ante ciertos estímulos, sólo porque hemos aprendido [más]

¿Cansad@ de tu trabajo?

Conviértelo en el principal inversor en tus sueños! Este es un mensaje para todos vosotros que no estáis del todo satisfechos con lo que os aporta vuestro trabajo en el plano personal o profesional. Puede que estés en un sector que no te gusta, puede que te aburres, puede que lo que haces no tiene nada que ver con tu formación y tus talentos o simplemente que te has cansado de tu jefe. ¿Te suena? Pues entonces eso es para ti: Antes que nada, creo que es importante que os permitáis el lujo de aspirar a más profesionalmente aunque si para empezar sólo fuera en el plano hipotético. Sé que hoy en día tenemos que estar agradecidos de tener un trabajo, pero al [más]

Un día de... tomar decisiones en el momento!

Siguiendo una idea de Sergio Fernandez de su libro “Vivir sin Jefe” (absolutamente recomendable para todos los emprendedores y aspirantes a serlo), hoy tomo las decisiones en el momento. De vez en cuando tengo el problema de olvidar cosas importantes que puede llegar a ser tan grave que digo “No debo olvidar eso, me lo apunto…” y no llego ni a apuntarlo porque ya se me ha cruzado otra idea por la mente que ha borrado la anterior. Por eso me pareció muy, pero que muy útil esa sugerencia. La idea es muy sencilla: ante cualquier cosa que surge, o lo haces en el momento, o decides no hacerlo nunca, o la pones con fecha en la agenda (…que para [más]

© 2011 Portal de Crecimiento Personal © Vivir y Crecer 2011 Suffusion theme by Sayontan Sinha