Ya es primavera! No sólo nos lo dice así el calendario, también el tiempo ya nos invita a salir fuera, disfrutar de las agradables temperaturas y del sol. Nos apetece salir, cuidarnos en todos los sentidos y escapar del gris invernal que nos tuvo atrapado durante los últimos meses. Pero muchas veces, viviendo en una gran ciudad como Madrid, la salida a la calle resulta menos agradable de lo que podría: entre coches, ruido y contaminación estos primeros días de sol del año pierden rápidamente su encanto. Por eso os quiero animar a salir de la ciudad. De hecho tengo una recomendación muy especial, algo que seguro que todavía nadie de vosotros lo ha vivido, porque es algo inédito. Os presento una verdadera joya de la tranquilidad.

El fin de semana pasado lo pasamos en el precioso pueblo de Olmeda de las Fuentes, un pueblecito de casas blancas con una luz cálida preciosa que inspiraría a cualquier pintor impresionista. Situado a unos 50km de Madrid no tardamos ni una hora en llegar y además la ruta nos llevó por un paisaje admirable que no me esperaba encontrar a tan poco tiempo de la metrópolis. Aunque el pueblo en sí ya es una preciosidad, lo mejor nos esperaba al llegar a nuestro destino: la Fuente Del Gato, el Hotel Rural recién estrenado de Ana Moreno.

Puede que conozcas a Ana por su programa de cocina 100% Vegetal en el Canal Cocina, uno de sus más de 20 libros, su consulta de naturopatía en Madrid o su programa 14 de desintoxicación crudivegano. Sí no la conocías sólo hace falta saber que es una de las más importantes representantes del mundo vegetariano y crudivegano en España. Y la casa rural es su nuevo proyecto.

Al llegar Ana nos recibe con su sonrisa alegre y después de haber saludado a sus dos gatitos Ariel y Kitty nos enseña la casa. Tiene 4 habitaciones muy acogedores, decoradas con mucho cariño y atención al detalle, en plan rústico, con mucho color y mucha luz. Nos llaman la atención las camas enormes que como comprobamos por la noche son increíblemente cómodas… un verdadero lujo de 5 estrellas en formato hotel rural. Ana dice que lo que hace la diferencia son los colchones, 100% naturales y de Aloe Vera. Y yo digo, ¡gracias madre tierra por este invento! De hecho todo en la casa tiene su toque especial, desde los productos del minibar hasta el gel de baño, todo está en línea con su filosofía de ser el primer hotel rural crudivegano y ecológico en España.

Hablando de crudivegano… para todos los que pensáis todavía que comida cruda es igual a lechuga y que los veganos son unos extremistas: habéis encontrado el sitio dónde acabar por una vez con los prejuicios. Por la noche nos reunimos todos en la terraza de abajo para una cena que iba a ser el highlight de nuestra estancia: el menú crudivegano de degustación. Éramos un grupo de 6 personas y según nos íbamos conociendo comprobamos que no todos habían probado la comida cruda, de hecho ni todo éramos vegetarianos. Lo que nos esperó fue un lujo gastronómico que yo solamente había encontrado en EEUU, dónde se crearon los primeros restaurantes crudiveganos del mundo.

Empezamos con un entrante de algas japonesas que nos sorprendió a todos por su suavidad y toque marinero, seguido por una riquísima hamburguesa de semillas con helado de tomate y una impresionante tarta de chocolate con sorbete de frutos rojos. Entre muchos “qué riiico”s y “buenísimos” nos olvidamos todos de que esta cena había sido elaborada sin calentar ningún ingrediente por encima de 45 grados. Este principio es uno de los pilares de la comida crudivegana y hace los alimentos mantienen todos sus propiedades. Sin cocinar las vitaminas, minerales y encimas que hacen que un alimento sea de lo más saludable se mantienen en el estado más natural y vivo posible. Y argumentos de salud aparte, estuvo simplemente exquisito. Lo acompañamos de un vino ecológico de primera y seguimos con una larga sobremesa que acabo bajo las estrellas de Olmeda a las 2 de la madrugada.

¿Qué tiene la Fuente del Gato que no había visto en ningún sitio? Antes que nada una dueña que hace toda la diferencia. Si vas al hotel rural de Ana Moreno te espera un trato totalmente familiar y un ambiente único creado por una mujer que no es solamente un encanto sino también una persona con la que puedes charlar de todo: su último viaje a la India, su larga lista de libros, sus últimos descubrimientos crudiveganos o su amor a los gatos. El ambiente tan especial nos envolvía a todos que estuvimos allí y entre buena comida y preciosas vistas no sólo tuvimos conversaciones de las buenas sino hicimos nuevos amigos.

Como hotel rural crudivegano y ecológico obviamente otro plus es la comida. No sólo es de lo más sanito y rico que hay, también se nota que es elaborada con mucho cariño y con ingredientes especialmente respetuosos con nuestra salud. Aparte de basarse en alimentos vegetarianos no se usan ni lácteos, ni trigo, ni otros productos potencialmente alérgenos para nuestro organismo. Por fin una escapada gastronómica para disfrutar sin remordimientos.

Cómo último y no menos importante siento que el espacio que se ha creado en la Fuente de Gato es de una tranquilidad y paz especial. De hecho todo el pueblo respira relajación. Sentada en la terracita de nuestra suite leyendo un libro, escuchando los pájaros con el sol de la mañana calentándome la espalda me olvidé por completo que a sólo 50km había dejado la ciudad con su ajetreo y su bullicio.

Al final, volvimos encantados y como nuevos. Con el propósito de comer más sano también a la vuelta a casa, cuidarnos algo más y sobre todo: volver cuanto antes a nuestro espacio de tranquilidad recién descubierto.

Y como el hotel rural no sólo es un espacio de tranquilidad y salud sino también de aprendizaje y crecimiento yo volveré para uno de sus cursos de fin de semana que se ofrecen a partir de Mayo del 2011. Para más detalles y reservas os dejo la página www.lafuentedelgato.com. ¡Nos vemos allí!

 

© 2011 Portal de Crecimiento Personal © Vivir y Crecer 2011 Suffusion theme by Sayontan Sinha