El otro día mi querida amiga Ana me reenvió un precioso artículo sobre el nuevo libro “Los cinco arrepentimientos de la gente moribunda” de la australiana Bronnie Ware. El artículo habla de sueños no cumplidos, de haber dado más importancia a prioridades ajenas en lugar de a las propias y de la importancia de no escondernos detrás de una máscara. El arrepentimiento de los moribundos nos puede enseñar muchas cosas y, para mí, lo más esencial es la máxima de vivir con autenticidad. Si vivimos detrás de una máscara, pretendiendo ser otra persona, mostrando unas emociones que no sentimos y además haciendo lo que no nos llena, estamos viviendo una mentira que nos daña sobre todo a nosotros mismos.

Además, me hizo recordar una pregunta que nos hicimos esta misma semana en mi llamada semanal de formación continua en coaching: ¿hacemos las cosas por hábito o decidimos conscientemente nuestros actos?

Evitar el arrepentimiento para mí tiene varios elementos. El primero es la consciencia. Podemos no ser conscientes de que no estamos llevando la vida que queremos. Es decir, puede que me comporte de cierta manera y sin darme cuenta estoy creando una vida que me aleja de mis principios, mis prioridades y mis valores. En este caso, evitar el arrepentimiento tardío tiene que empezar por darse cuenta de la situación. Hay muchos factores que nos pueden llevar a esta toma de consciencia. En muchos casos son los accidentes, las enfermedades o las tragedias los que nos despiertan de nuestra ceguera. Puede ser también el comentario de un amigo, una experiencia límite o incluso un libro (“Martes con mi viejo profesor” de Mitch Albom, por ejemplo, fue para mí uno de estos libros). Signos perceptibles de una situación así pueden ser una sensación de insatisfacción latente, estar de mal humor de forma constante, incapacidad de estar solo, empezar a llorar sin causa aparente y sentirse sin ánimo para el futuro.

También se puede dar la situación de que tenemos muy claro que algo va mal en nuestra vida pero no tenemos el valor o la inspiración necesaria para cambiar. Hablemos de valentía en tres preguntas: ¿Tienes un sueño, un plan o una idea? ¿Qué estás haciendo para hacerlo realidad? Si no estás haciendo nada, ¿qué te detiene?

El no hacer lo que queremos tiene que ver con el miedo. El miedo a fracasar, el miedo a hacer el ridículo, el miedo a las críticas y el miedo al propio cambio. El miedo se esconde en excusas que nos repetimos a nosotros mismos ¿Cuál es la tuya?

  • No tengo tiempo.
  • No tengo dinero.
  • No soy lo suficientemente….. (listo, inteligente, valiente, preparado, joven, maduro…).
  • Qué van a decir de mí…
  • O aún más categórico: es imposible (en este caso, parece que estás bastante bloqueado, puede que con ayuda de alguien puedas empezar a ver alternativas).

Si te puedes identificar con uno de estos puntos, primero déjame decir que muy probablemente tienes una buena razón para pensar así, pero una razón, como sabemos, no tiene por qué ser una limitación. Lo bueno es que ya has identificado lo que te retiene. Ahora puedes empezar a crear una estrategia para superar o hacer desaparecer tu barrera. Ponerse en acción es la clave. ¿No tienes dinero? ¿Cuánto necesitas? ¿Puedes reducir tus gastos para ahorrarlo? ¿Puedes aumentar tus ingresos para obtenerlo? ¿Puedes tomarte el tiempo necesario para empezar? ¿Cómo puedes formarte para aprender lo que te hace falta? ¿Es tan importante seguir cumpliendo con lo que esperan de ti o lo que piensan? La idea es encontrar esta pequeña acción que puedes incorporar en tu vida a partir de hoy para empezar a vivir tu sueño. Lo importante no es llegar, sino estar en camino.

¿Te da rabia no haber empezado antes, ahora que de repente parece tan fácil? No seas duro contigo mismo. Lo importante es que te has dado cuenta a tiempo, todavía estás aquí para poder hacer algo y cualquier paso cuenta. Como ves, el arrepentimiento de “tuve el valor de ser yo mismo” no está en la lista de los moribundos.

Nuestros sueños y deseos, nuestras dudas, nuestras vacilaciones y el tiempo que tardamos en arrancar, todos forman parte de lo que somos. No somos ni solo luz, ni solo sombra. Tenemos las dos cosas y eso no es malo. Deja que tu luz invada poco a poco tu sombra, despeja las zonas oscuras que ya no te sirven y vive el proceso con el único objetivo de vivir plenamente. Si además llegas a un destino concreto y obtienes un resultado final, estupendo, disfrútalo y te aseguro que el siguiente objetivo se desvelará dentro de poco. Como ya he dicho, no se trata de llegar, se trata de vivirlo. Somos criaturas en continuo crecimiento. Lo que hoy te parece aceptable, mañana será tu objetivo de cambio.

Si hoy todavía te falta inspiración y no sabes por dónde empezar, revisa el artículo de los arrepentimientos para identificar cuál sería el tuyo. Imagínate la vida que quieres haber vivido cuando se acerque el final. Puede ser duro en un primer momento, pero tómatelo con calma y da las gracias de poder empezar hoy a cambiar de lo que te arrepentirás mañana.

Os dejo con las palabras de Gloria Gaynor y su canción “I am what I am”, mi cura personal de valor cuando dudo si merece la pena esforzarme para ir a por lo que quiero de verdad:

I am what I am, I am my own special creation,

So come take a look, give me the hook or the ovation.

It’s my world that I want to have a little pride in,

My world and it’s not a place I have to hide in.

Life’s not worth a damn ‘til you can’t say: I am what I am

 

Yo soy lo que soy, soy my propia creación especial,

Entonces ven a ver, échame o apláudeme.

Es mi mundo y quiero ser orgullosa de ello,

Mi mundo, y no es un sitio dónde tengo que esconderme.

La vida no merece la pena hasta que no puedas decir: ¡Yo soy lo que soy!

 

Las claves del optimismo

“Querido Optimismo, ven y rápido, que nos haces falta por aquí.” Así o parecido empezaría yo una carta que me gustaría mandar como petición al Ministerio del Optimismo del país. Estoy completamente convencida que con un poco más de optimismo todos llevaríamos mejor estos momentos de crisis, con sus noticias desesperantes sobre la economía y el paro. Sobre todo pienso que saldríamos de la crisis mucho antes. Pero me parece que mientras no tengamos tal institución, y los políticos no nos la ofrecen ni en sus campañas electorales, lo único que podemos hacer será aprender a redescubrir y potenciar este poquito de optimismo que todavía nos queda. Yo sé que en España todavía hay optimismo a pesar de todo. ¿Y [más]

Sueños: ¡Misión posible!

¿Te imaginas contratar a un profesional para ayudarte a alcanzar tus sueños? En EEUU ya es una realidad desde hace tiempo. Hace más de diez años, Marcia Wieder inició el movimiento para los sueños, The Dream Movement, organizado alrededor de su Universidad de Sueños, la Dream University. Allí  entrena y certifica a “Dream Coaches” para hacer realidad un gran reto: que volvamos a tener sueños y que los hagamos realidad. Perdón… si no me equivoco noto cierta resistencia… ¿te parece algo raro el tema de los sueños, te suena un poco a gancho de marketing típicamente americano? No sé si te está pasando algo similar, pero he podido confirmar que mucha gente se pone a la defensiva cuando sale el [más]

Pensamientos y creencias limitantes: ¿verdades o excusas?

Hay profesionales del mundo de la psicología que nos dicen que tenemos unos 60.000 pensamientos al día… no sé cómo los han contado, pero estoy de acuerdo que tiene que ser una cifra elevadísima. Lo preocupante es que los mismos psicólogos nos adviertan que un gran porcentaje de todo lo que pensamos a lo largo de un día simplemente no es verdad. Hay los que dicen que el 95% de nuestros pensamientos es equivocado… no quiere decir que somos tontos o unos ignorantes, sólo indica que nuestra mente como herramienta de toma de decisiones, evaluación y interpretación muchas veces funciona de forma subóptima. Visto desde la perspectiva evolutiva, nuestro cerebro con su reciente cortex prefrontal nos aportan una gran ventaja [más]

ACT: consciencia, aceptación y el compromiso con la acción.

Una de las terapias psicológicas más prometedoras que han visto la luz en los últimos años es la Terapia de Aceptación y Compromiso, creada por Steven C. HAYES también conocida como ACT. A mí me encanta porque está diseñada para ayudarnos a vivir la vida que deseamos, a pesar de los retos y desafíos que podamos encontrar por el camino. Es una terapia “cognitiva-conductual” de la llamada 3ª generación con un respaldo científico muy fuerte y resultados tan sorprendentes que ya juega en la misma liga como enfoques tan conocidos como la terapia cognitiva de Aaron T. BECK o la Terapia Racional Emotivo Conductual de Albert ELLIS. Todas estas terapias se llaman “cognitivas”, porque dan vital importancia a nuestros pensamientos, [más]

Hoy quiero compartir una historia real, que me ha emocionado mucho. Se trata de la historia de Dick Hoyt y su hijo Rick quién sufre una grave discapacidad desde que sufrió una hipoxia grave durante su nacimiento. Ambos son un ejemplo de superación, esperanza y actitud positiva ante los desafíos de la vida que les hacen héroes en muchos sentidos. Dick supera límites aparentemente inalcanzables de esfuerzo y dedicación hasta hoy ha corrido más de 950 carreras, entre ellos más de  60 maratones, triatlones e varios Ironman con su hijo cargado a la espalda y empujando un carro especialmente diseñado para él. Todo eso porque se dio cuenta que el deporte hacía feliz a su hijo. No sólo ha conseguido [más]

¿En el paro? No te pares!

Hoy llevo exactamente un mes en el paro. No, no voy a empezar a hablar del tema del año, de “la palaba con C”, creo que hemos tenido bastante. Quiero admitir que estas semanas de “estar parada” me están resultando de lo más inspirador que he vivido en mucho tiempo. Sé que hay mucha gente que está viviendo esta situación con angustia y miedo, les falta energía para salir adelante y sobre todo les falta ilusión. No es mi caso. Me siento más activa que nunca. Dejo detrás una vida corporativa de la que me había cansado hace mucho tiempo. Me doy cuenta de que estaba parada y que ahora soy libre. Es una experiencia muy parecida a la que viví [más]

© 2011 Portal de Crecimiento Personal © Vivir y Crecer 2011 Suffusion theme by Sayontan Sinha